VIVENCIAS    

INICIO

PORTADA

MONEDA

En la HistoriaHerencia de RomaNumismática en IBIZA                          Instantáneas históricas

   ARQUEOLOGÍA

Viaje a la antigüedad  Grandes tesorosReproducción de piezas arqueológicasMitología

   PESCA

En agua dulce, en pantano, en mar

   ISLA DE IBIZA

Viajando por IBIZA               Costumbres, genteFotografías              Cocina ibicenca

  COLOMBIA

Colombia-Palmira valle                           Fotografías Palmira Fotografías otras ciudades

  MANUALIDADES 

Decoración de vidrio y cristal              Espejos decorados   Falso vitral          Trabajos con plastilina           Otras manualidades

  SERVICIOS

Adivinación Carta española -Tarot- Ángeles              Consejos prácticosRecetas                  Tu opinión  Contáctenos

LA   PESCA

La pesca sirvió, en un principio, para subvenir a las necesidades individuales, pero enseguida el incremento de la producción a causa de esta actividad, hizo nacer un comercio floreciente. Surgiendo el conocimiento de la sal y  aprendiendo poco a poco las propiedades conservante de la sal y su utilización con el pescado.  La sal se convirtió en una materia prima de gran importancia. El agua de mar era llevada a salinas, donde, bajo la acción del sol y del viento, se evaporaba cristalizando la sal.  En los países  poco soleados, la evaporación se efectuaba calentando el agua del mar, con fuego de leña o carbón, dentro de grandes recipientes especiales. 

 

La técnica de la pesca a lo largo de la historia, se ha ido perfeccionando hasta alcanzar los sofisticados métodos actuales.  Utensilios y aparejos han ido adaptando los niveles de evolución humanos, llegando desde los primitivos anzuelos de madera o hueso a los actuales de materiales.
 
El ANZUELO uno de los útiles que hace más tiempo fabrica el hombre, se utiliza todavía hoy en el mundo entero, habiéndose ideado de él unos 4000 tipos diferentes.  Las diferentes partes de un anzuelo son : la cabeza, la caña, el codo y la punta. La cabeza puede ser aplanada o presentar un agujero lo cual permite empatillarlo sólidamente al sedal. La punta por lo común posee una lengüeta que impide el retroceso del anzuelo (muerte) una vez clavado.